Ciudad del Cabo, la más antigua del país, que fundaron los holandeses en 1652 y que fue el puerto más importante de la ruta de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales es una ciudad pequeña de estilo europeo, con pocos edificios altos, una zona en la costanera con restaurantes y negocios que allí llaman Waterfront, un colorido barrio malayo, y una animada vida nocturna en Green Point.

cape_town

El paisaje urbano de Ciudad del Cabo refleja una historia rica por contraste: gobernadores y esclavos, los reformistas y los misioneros, constructores de imperio y personas ordinarias que llegaron a ser los modelos extraordinarios del papel para una nación democrática nueva. Al lado de altas torres de vidrio y acero en el centro de la ciudad, encontramos edificios históricos – preservados y restaurados a su gloria anterior – como testimonio de su pasado.

El Alojamiento del Esclavo, el segundo edificio más viejo en el Pueblo de Capa, ha servido para muchos propósitos en sus casi tres siglos. Originalmente fue empelado como alojamiento para los esclavos de la Compañía Oriental holandesa de India, además de ser la primera oficina de correos, una biblioteca y el Tribunal Supremo. Hoy es el Museo Cultural de Historia y allí se pueden admirar sus piezas de cerámica, los juguetes, la plata y los textiles del pasado de Ciudad del Cabo, así como artefactos de Egipto antiguo, Grecia y Roma.

Situado en las cuestas más bajas de la Colina de la Señal, se encuentra el barrio malayo, habitado principalmente por descendientes de los esclavos que trajo la compañía Oriental durante el siglo XVII. La mayor parte de las familias que habitan sus filas coloradas de casas son musulmanes devotas, y la llamada a la oración se puede oír entre las estrechas calles a través del día. Allí, el Museo de Bo Kaap representa los aspectos y evolución de la cultura musulmana.

2305842769_62ac221979

Los monumentos nacionales tales como Onze Molen, junto con el Molino de Mostert en Mowbray, uno de los pocos molinos de viento originales todavía existente en Ciudad del Cabo, y en numerosas iglesias viejas en Durbanville y Parow, reflejan los orígenes holandeses de parte de colonizadores en el área deTygerberg.

Lo primero que sorprende al llegar a Ciudad del Cabo es su espléndido emplazamiento entre el imponente muro natural de la Montaña de la Mesa y el océano Atlántico. En lo alto de esa meseta de 1000 metros de altura, a la que se asciende en un funicular con piso giratorio, se abre un bellísimo paisaje de bahías que ondulan la costa, montañas con cumbres de nubes y un horizonte brumoso donde el océano se funde con el cielo como si realmente fuera el límite del mundo que creían ver los navegantes de la antigüedad.

photo_lg_capetown1

Esta región fue declarada monumento nacional. Junto con el Jardín Botánico de Kisternbosch y el resto de la península, forman el Reino Floral del Cabo, uno de los seis reinos que existen en el mundo. A pesar de ser el más pequeño, cubriendo solamente el 0,04% de la superficie de la tierra, es el reino más profuso con unas 8 500 especies de plantas, muchas de las cuales no existen en ninguna otra parte del mundo.

Y para no olvidarnos de la oscuridad de épocas más recientes, en el centro de la bahía de la Mesa, aparece la isla de Robbens, esta es después de Alcatraz, posiblemente la isla mejor conocida de prisión en el mundo. Sirvió muchos siglos como un arreglo penal, colonia de leprosos y manicomio. Su notoriedad viene más recientemente concentrada en el hecho de que el Presidente Mandela y muchos de sus colegas fueron encarcelados aquí durante la era de apartheid. Los viajes regulares son hechos a la isla, un sitio de la herencia de mundo, por un transbordador que parte del puerto. La cárcel es hoy un museo y los guías son auténticos ex presos que acompañan el recorrido con relatos que justifican ampliamente la visita.
Más allá de la Table Mountain, Ciudad del Cabo se extiende en una zona de viñedos que enlazan una ruta del vino y en pueblos que parecen sacados de una postal holandesa o de la Riviera mediterránea.

Referencia Bibliográfica: IMAGINANTE,  Ciudad del Cabo: la urbe biocéanica [en línea]. [s.l.], [s,n], 2008 [Consulta: 3 de Febrero de 2009]. Disponible en Web: http://www.viajeros.com/diarios/cape-town/ciudad-del-cabo-la-urbe-bioceanica