Extendida en las orillas del río Yamuna, Delhi, la capital de la India, es en ejemplo del alma del país. Con el transcurrir del tiempo, la ciudad esconde en su seno crónicas de las civilizaciones que florecieron durante más de tres mil años. Según las leyendas, Indraprastha (así se llamaba antiguamente Delhi), la ciudad fundada por los Pandavas durante los tiempos del épico Mahabharata (siglo XVI A. de C.), se encontraba cerca del Fuerte Rojo que está ubicado sobre un terraplén que daba al río.

new-new-delhi-01-g

Desde los tiempos antiguos, muchas dinastías y muchos soberanos florecieron en sus tierras reales. El patrimonio del pasado sobrevive en los monumentos construidos por los príncipes, cada uno es una crónica de la gloria de su tiempo y una impresión del carácter del regente. Hoy, la ciudad es una mezcla curiosa de lo moderno y lo tradicional, los rascacielos, jardines maravillosos, y avenidas con árboles a los lados, que juntos continúan la pasión mogol de reformas artísticas y de excelencia arquitectural. Pero, lo más importante es que Delhi forma un conjunto armonioso de la estupenda variedad cultural de la India; una serie incesante de actividades, mil maneras de decir “Bienvenido”.

p225601-garden_at_night1
Delhi se compone de dos partes diferenciadas: Vieja Delhi y Nueva Delhi. Old Delhi fue la capital de la India musulmana entre los siglos XVII y XIX, y es dónde encontramos las mezquitas, monumentos y fortalezas entre calles laberínticas y sensación de caos generalizado. Nueva Delhi, en cambio, fue construida como capital del imperio británico en la India. Es una ciudad abierta, de calles espaciosas, dónde encontramos los edificios gubernamentales y las oficinas de las compañías aéreas. Al sur de Nueva Delhi han ido creciendo los barrios suburbanos. Administrativamente Delhi forma parte de un distrito federal nominado Unión territorial de Delhi.

A unos 400 m al suroeste de Connaught Place están los jardines de Jantar Mantar, los cuales albergan una curiosa colección de estructuras enormes que formaban parte de un observatorio astronómico construido por el Maharajá Jai Singh II a principios del s. XVIII. Entre estas estructuras hay un reloj de sol de proporciones gigantescas.

En la zona de Old Delhi destaca el Red Fort y la gran mezquita o Jama Masjid. La entrada a la mezquita cuesta 10 Rs, pero pagando 5 Rs más es posible subir al minarete sur, el cual con 40 m de altura proporciona unas magníficas vistas de esta parte de la ciudad. En el caso de las mujeres sólo es posible subir al minarete si van acompañadas de un hombre, pero esto es fácilmente solucionable pidiendo a algún visitante masculino interesado en subir para acompañarlo al pasar por delante de los guardias.

84269-magnificient-view-of-the-red-fort-fetahpur-sikri-0

En el lado sur del círculo central de la plaza Connaught Place, en la calle Rajiv Chowk, se encuentra el quiosco de los Prepaid Auto-Rickshaw, dónde se puede comprar un recorrido en rickshaw a cualquier lugar de la ciudad en base a unas tarifas teóricamente fijas y establecidas. A la hora de la verdad debe regatearse como siempre, porque el precio indicado en la pizarra invariablemente será aumentado no se sabe muy bien porqué razón.

La sociedad se divide en castas: las de los sacerdotes, los mandatarios, los comerciantes, los agricultores y los intocables, cada una con subclases. Los intocables fueron siempre una casta “inferior”. Pero con la democracia, el primer ministro electo por mayoría es un intocable que lucha por su clase.

Referencia bibliográfica: BUDHA. Nueva Delhi: Mil ciudades en una [en línea]. [s.l.], [s.n.],15 de Julio de 2005 .[Consulta: 6 de Febrero de 2009]. Disponible en Web: http://www.viajeros.com/diarios/nueva-delhi/nueva-delhi-mil-ciudades-en-una

20070718klpprcryc_640iessco